Fecha de cotización

Cambio

Seleccione los metales que desea representar:

Cobre
Plomo
Zinc
Aluminio
Niquel
Aleación de Aluminio
Estaño
COBRE: 00.000 € | 00.000 $
ZINC: 00.000 € | 00.000 $
NIQUEL: 00.000 € | 00.000 $
ALUMINIO: 00.000 € | 00.000 $
ALEACIÓN DE ALUMINIO: 00.000 € | 00.000 $
PLOMO: 00.000 € | 00.000 $
ESTAÑO: 00.000 € | 00.000 $

Hoy en día, gracias al Punto Verde, más de 400 millones de ciudadanos europeos pueden separar sus residuos en diferentes contenedores. Y más de 170.000 compañías son titulares de permiso de uso de este distintivo.

El Punto Verde figura en todos los envases gestionados por un Sistema Integrado de Residuos (SIG),  identifica a cada recipiente de aquellas empresas envasadoras adheridas al SIG y nos indica que dicho envase está preparado para entrar en un ciclo de reciclaje que reaproveche sus materiales. El resto es cosa nuestra, ya que, para que este proceso se lleve a cabo, debemos separar el producto y depositarlo en el contenedor que le corresponda.

Dicho de otra forma, este símbolo significa también que la empresa envasadora del producto ha pagado una cantidad de dinero al SIG, gestionado por la organización Ecoembes, por el servicio de reciclaje de cada envase que se ha puesto en el mercado de ese producto, cumpliendo de esta forma con la Ley de Envases y Residuos. El coste de la licencia dependerá del número de unidades de envases comercializados por cada fabricante y del peso de los materiales que se hayan utilizado.

Dicha cantidad de dinero se distribuye entre los ayuntamientos que tienen instalados sistemas de recogida selectiva de residuos. Esto es, sirve para financiar lo que cuesta a los ayuntamientos el sistema de recogida y transporte para reciclar esos envases.

Lyrsa colabora estrechamente con Ecoembes en el reciclaje de envases. Nuestros procesos de reciclaje están homologados por su Sistema Integrado de Gestión.  Ecoembes es la organización que cuida del Medio Ambiente a través del reciclaje de los envases en España. Esta organización es la que posibilita que los distintos recipientes de plástico, latas y briks (que deben depositarse en el contenedor amarillo), y los envases de cartón y papel (que tienen que tirarse al contenedor azul) puedan reciclarse y tener una segunda vida.

En España el Punto Verde arrancó en octubre de 1997, cuando Ecoembes suscribió un acuerdo con Pro Europe (Packaging Recovery Organisation Europe s.p.r.l.) en virtud del cual obtenía la licencia de uso exclusivo de la marca Punto Verde en territorio español.

Este símbolo acreditativo consiste en un círculo que engloba dos flechas ligadas en torno a un eje vertical. La flecha superior es de color verde oscuro y se dirige hacia la derecha y la inferior es de color verde claro y señala hacia la izquierda. Para evitar costes adicionales en la fabricación de los envases las normas de uso permiten adaptar el símbolo a los colores que se hayan utilizado en el envase.

El Punto Verde debe ser perfectamente visible y garantizar una perdurabilidad incluso después de abierto el envase. Debe conservar unas determinadas proporciones y someterse a unas reglas de uso concretas.