Fecha de cotización

Cambio

Seleccione los metales que desea representar:

Cobre
Plomo
Zinc
Aluminio
Niquel
Aleación de Aluminio
Estaño
COBRE: 00.000 € | 00.000 $
ZINC: 00.000 € | 00.000 $
NIQUEL: 00.000 € | 00.000 $
ALUMINIO: 00.000 € | 00.000 $
ALEACIÓN DE ALUMINIO: 00.000 € | 00.000 $
PLOMO: 00.000 € | 00.000 $
ESTAÑO: 00.000 € | 00.000 $

Una planta fragmentadora consiste en un sistema de tratamiento de vehículos fuera de uso, cuyas funciones pueden ser desde convertir el material en residuos hasta separar aquellos elementos o componentes, que puedan tener algún valor.

La fragmentadora de chatarra y el proceso de reciclaje

Las fragmentadoras se valoran en base a la gestión de vehículos fuera de uso por hora que pueden tratar.

Nuestra planta fragmentadora en San Martín de la Vega, por ejemplo, utiliza una potencia de 4.000 hp con la que accionar todos sus componentes. Es capaz de gestionar 120 vehículos fuera de uso a la hora y generar unas 1.000 toneladas diarias, de materiales que son aprovechados en la industria siderometalúrgica.

El proceso de reciclaje en estos casos se inicia con la fragmentación. En esta fase, la fragmentadora tritura los vehículos fuera de uso y separa todos sus componentes, con técnicas de aspiración y magnéticas.

Las técnicas de aspiración sirven para separar el residuo ligero, mientras que las técnicas magnéticas se aprovechan para la chatarra fragmentada o metal férrico.

Junto a la chatarra férrica y el residuo ligero, un vehículo fuera de uso también puede ofrecer metales de diversa clase y plásticos.

Usos de una fragmentadora

Una fragmentadora puede utilizarse para una única función, la principal o, como sucede con nuestra planta también puede contar con líneas auxiliares, que pueden aprovechar el post-tratamiento para residuos tanto ligeros como pesados.

La línea responsable del tratamiento del residuo ligero, agota todo el contenido de metales y prepara los materiales para el siguiente paso. Consiste en la transformación de estos materiales en combustibles derivados de residuos, también llamados CDR.

Por lo que respecta a la planta de tratamiento de metales no férricos, esta línea separa y concentra con técnicas de cribado e inducción, el contenido de metales para luego llevarlos a plantas de flotación.

La flotación es un proceso que sirve sobre todo para separar la parte del aluminio del vehículo fuera de uso. El residuo encontrado como este material, se funde en lingotes de aluminio de alta pureza, que luego pueden ser fácilmente trasladados a las industrias o empresas que van a aprovecharlos.

Plantas fragmentadoras en Lyrsa

En Lyrsa contamos con un total de 6 plantas fragmentadoras. Tres de ellas están ubicadas en Madrid, otras dos se localizan en Sevilla y finalmente contamos con una más en Álava.

A cada una de estas plantas, llegan los vehículos fuera de uso descontaminados y empaquetados, para que sea más fácil su transporte. Para ello utilizamos una prensa móvil con la que realizamos este proceso.

En cualquier caso, es importante recordar que el reciclaje de vehículos se inicia en los Centros Autorizados de Tratamiento o CAT. En ellos se registran los vehículos que son dados de baja de manera oficial y se continúa con la descontaminación.

Este proceso consiste en extraer los líquidos peligrosos y aquellas piezas que pueden ser separadas con mayor facilidad y reutilizadas posteriormente.

En Lyrsa Derichebourg contamos con Centros Autorizados de Tratamiento en Pontevedra, Portugal, Sevilla, Valencia y Valladolid. Desde ellas salen los vehículos fuera de uso empaquetados hacia alguna de nuestras 6 plantas fragmentadoras, para iniciar todo el proceso de tratamiento y reciclaje.