Fecha de cotización

Cambio

Seleccione los metales que desea representar:

Cobre
Plomo
Zinc
Aluminio
Niquel
Aleación de Aluminio
Estaño
COBRE: 00.000 € | 00.000 $
ZINC: 00.000 € | 00.000 $
NIQUEL: 00.000 € | 00.000 $
ALUMINIO: 00.000 € | 00.000 $
ALEACIÓN DE ALUMINIO: 00.000 € | 00.000 $
PLOMO: 00.000 € | 00.000 $
ESTAÑO: 00.000 € | 00.000 $

El tratamiento y la recuperación de estos residuos tiene un efecto beneficioso sobre nuestro medio ambiente. Dicho de otra forma evita que determinados componentes de estos residuos le causen un perjuicio grave. Pongamos el caso del mercurio, presente en muchos de estos residuos y que es altamente contaminante, o los gases clorados que incluyen las neveras, dañinos para la capa de ozono.

Según datos aportados por Recyclia (plataforma que gestiona y aglutina otras asociaciones dedicadas al reciclaje de RAEE como Ecopilas, Ecofimática, Ecoasimelec y  Ecolum) todo residuo que reciba un tratamiento responsable viene a representar una triple oportunidad: contribuye al cuidado de nuestro entorno, ahorra energía y recursos naturales e influye en la creación de empleo y el crecimiento económico.

Las 235.000 toneladas recicladas a lo largo del año pasado en España han evitado emisiones de CO2 que equivalen a las que producen 100.000 vehículos circulando durante un año entero.

Estos datos podrían servir para concienciar a la población de la necesidad  del tratamiento adecuado de la enorme cantidad de RAEE que producimos y que desperdiciamos, y del gran potencial que se deriva de su tratamiento y reciclaje.

En lo que respecta al beneficio económico, el tratamiento de RAEE en el continente europeo llega a los 2.200 millones de euros, que sobre todo proceden del reciclaje de smartphones, monitores, portátiles y televisores. Estos dispositivos son los que tienen un mayor nivel de recuperación. Todas las previsiones apuntan a que esa cifra se eleve hasta los 3.700 millones de euros en 2020.

De esta forma nuestro país contribuye al objetivo europeo compartido de avanzar en la transición hacia un modelo de economía circular. En este sentido la Unión Europea es cada vez más exigente y España tiene por delante un reto complicado: la recogida de RAEE debe ser del 65% para 2019. Sin embardo, importantes agentes de este sector son optimistas, ya que España cuenta con la infraestructura necesaria para el reciclaje máximo de RAEE. Existen plantas de reciclaje en Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Bilbao y otras provincias, algunas de ellas pertenecientes a Grupo Lyrsa, que convierten a España en uno de los países más avanzados de Europa en esta materia.

Sin embargo, hay que reconocer la recogida ilegal de RAEE como uno de los grandes enemigos para conseguir lograr dichos objetivos. El proyecto Countering WEEE Illegal Trade (CWIT), realizado por la UE en colaboración con la Interpol, la UNU y el WEEE Forum (una asociación europea sin ánimo de lucro para combatir este problema), ha denunciado que solamente el 35% de los residuos electrónicos son gestionados de forma correcta en Europa. En consecuencia, un mayor control y el establecimiento de sanciones más duras, así como facilidades para la ciudadanía, como ampliar los puntos de recogida y la concienciación en torno a este tipo de reciclaje podrían ser muy útiles en este momento.