Fecha de cotización

Cambio

Seleccione los metales que desea representar:

Cobre
Plomo
Zinc
Aluminio
Niquel
Aleación de Aluminio
Estaño
COBRE: 00.000 € | 00.000 $
ZINC: 00.000 € | 00.000 $
NIQUEL: 00.000 € | 00.000 $
ALUMINIO: 00.000 € | 00.000 $
ALEACIÓN DE ALUMINIO: 00.000 € | 00.000 $
PLOMO: 00.000 € | 00.000 $
ESTAÑO: 00.000 € | 00.000 $

Grupo Lyrsa

En Grupo Lyrsa nos dedicamos a la gestión integral de residuos y al reciclaje y medio ambiente en general, desde hace más de 50 años.

Durante todo este tiempo, hemos mantenido distintos objetivos como metas a lograr y uno de los más importantes ha sido siempre convertir residuos en materias primas.

Este objetivo que se puede presentar en apenas cinco palabras, engloba una importancia mundial que nos afecta a todos y para la que la concienciación social sobre el reciclaje, es parte clave de su desarrollo.

¿Qué es un residuo?

De forma popular, se dice que un residuo es un producto que ha dejado de ser de utilidad para el usuario y decide eliminarlo.

Etimológicamente se mantiene este significado. Residuo proviene de «residŭum» y originalmente se designaba a un material que pierde su utilidad, una vez cumplido su cometido.

Pero esto nos deriva a un problema. Un residuo se equivale en estas definiciones a «basura» y en realidad es algo más complejo.

En realidad los residuos presentan una tipología diferente según diferentes criterios.

Según el origen de su generación como desecho podemos tener residuos domésticos, residuos comerciales o residuos industriales.

Tenemos residuos que no se transforman con el tiempo y son llamados inertes y residuos biodegradables, capaces de transformarse en elementos útiles para el entorno natural.

Hay residuos no peligrosos y residuos peligrosos, que deben ser tratados de una forma específica según normativa nacional e internacional.

Los tipos de recursos van creciendo conforme profundizamos en su origen. Tenemos residuos radioactivos, residuos agrícolas, residuos urbanos, etc.

Esta realidad expone que no todos los residuos son iguales; no todos tienen los mismos componentes; y por descontado no todos podemos desecharlos como basura orgánica. En lugar de ello, debemos intentar transformarlos en materia prima.

Definición de materia prima

Según la definición de materia prima, podemos identificarla como un recurso o material que, sometido a un proceso de transformación, normalmente junto con otros materiales, se puede convertir en un producto de consumo o  de alguna utilidad.

Por tanto, materia prima no tiene por qué ser un material que previamente no se ha utilizado, sino un material que mantiene las propiedades óptimas como para convertirse en un producto. Incluso aunque no sea el producto que originalmente se creó con esa misma materia prima.

La importancia de transformar residuos en materias primas

En Lyrsa consideramos que podemos aprovechar los residuos y convertirlos en materias primas. Por ese motivo hemos invertido en maquinaria, medios de transporte y procesos de reciclaje, con los que conseguir almacenar, recoger y transformar estos residuos.

Pero como decíamos al principio, transformar residuos en materias primas es algo que nos importa a todos, por varios motivos.

Ocupamos espacio con residuos

Los residuos (de cualquier tipo) ocupan un espacio físico. Los vertederos están cada vez más limitados en cuestión de capacidad, precisamente porque la cantidad de residuos no cesa.

Debemos intentar reducir esta generación de residuos y aprovechar los existentes, para que el espacio que ocupan de forma inservible, sea cada vez menor.

Ocupamos entornos con residuos

Además de lugares específicamente preparados para almacenar estos residuos, lamentablemente también llegan a entornos naturales como playas, bosques, campos, mar, ríos, lagos y a las mismas calles de nuestras ciudades.

En estos casos hablamos de basura que afecta visible y funcionalmente al entorno. En los últimos años, por ejemplo, hemos podido comprobar el devastador efecto del plástico en el entorno marino.

Contaminación medioambiental de los residuos

Si no optamos por convertir residuos y dejamos que se almacenen y se degraden conforme pase el tiempo, la mayoría va a generar un efecto contaminante inevitable, con la generación de emisiones proveniente de los distintos materiales que los componen.

Las consecuencias son muy graves, tanto a nivel medioambiental como personal, ya que puede afectar directamente a nuestra salud.

Consumo de recursos

Crear un producto con una materia prima original genera un coste energético y de recursos importantes. Si en lugar de ello aprovechamos los residuos como materias primas, este gasto es en ambos sentidos mucho menor.

No necesitaremos extraer más materia prima y el proceso será mucho más breve. La empresa consigue un ahorro tanto energético como económico. El mundo disfruta de un beneficio medioambiental y los residuos acaban teniendo una segunda vida útil.