Fecha de cotización

Cambio

Seleccione los metales que desea representar:

Cobre
Plomo
Zinc
Aluminio
Niquel
Aleación de Aluminio
Estaño
COBRE: 00.000 € | 00.000 $
ZINC: 00.000 € | 00.000 $
NIQUEL: 00.000 € | 00.000 $
ALUMINIO: 00.000 € | 00.000 $
ALEACIÓN DE ALUMINIO: 00.000 € | 00.000 $
PLOMO: 00.000 € | 00.000 $
ESTAÑO: 00.000 € | 00.000 $

En Lyrsa ofrecemos entre nuestros servicios más destacados el proceso integral de reciclaje de baterías de plomo, con el que se consigue ampliar de forma constante la vida de las baterías.

A día de hoy, las baterías recicladas siguen siendo imprescindibles para optimizar costes y aprovechar de forma eficiente los recursos, para la fabricación de nuevos vehículos.

Las baterías de coche, además, tienen la ventaja de contar entre sus componentes de plomo, que podemos reciclar las veces que queramos, manteniendo sus propiedades y volviendo a utilizarlo para fabricar nuevas baterías recicladas.

Por otro lado, es importante dejar clara la paradoja del plomo en las baterías de automóvil. Como material de fabricación mientras se utiliza el vehículo, es completamente inofensivo. Pero como residuo es un muy contaminante y puede ser nocivo para la salud.

Curiosamente, es un residuo muy valioso. Gracias a que puede utilizarse de forma indefinida para crear nuevas baterías, el reciclaje de este material es uno de los mercados que mayor crecimiento disfruta.

El proceso integral de reciclaje de baterías de plomo

Cuando nos referimos a «proceso integral» se debe a que tratamos todos los pasos relacionados con el reciclaje de las baterías, desde su adquisición hasta la entrega del material resultante reciclado, que puede aprovecharse en nuevos productos.

Este proceso integral sigue los siguientes pasos de forma general:

  • Recogida de baterías agotadas.
  • Trituración de las baterías.
  • Separación de los compuestos de plomo.
  • Fundición de los compuestos de plomo.
  • Obtención de plomo puro y aleaciones.

¿Qué tratamiento se le da al plomo de las baterías?

La primera acción en el reciclaje de baterías es la trituración, para separar los componentes, diferenciando el polipropileno que es enviado a sistemas de reciclado de plástico y, por otro lado, el plomo.

El plomo extraído es trasladado a un horno especial, donde se procede a su fundición. El plomo es luego transformado en lingotes para que sea fácilmente utilizable de nuevo y que su transporte sea más cómodo.

Uno de los aspectos clave del plomo de las baterías es que puede recuperarse al 100%. El hecho de que sea un recurso tan valioso, explica por qué el reciclaje de este material está tan asumido en España.

El resultado y las baterías recicladas

Los lingotes de plomo reciclados pueden volver a utilizarse para crear cualquier producto que requiera de este material.

En la actualidad, la mayor parte del plomo procede de baterías de automóvil y, al mismo tiempo, la mayoría del plomo reciclado se aprovecha para crear baterías de coche.

Es el ciclo de vida perfecto para un material reciclado, ya que podemos seguir aprovechándolo las veces que haga falta, haciendo infinita la vida útil de las baterías, en lo que se refiere a este producto.

Además de para baterías de coche recicladas, el plomo es utilizado para otros fines. Muchas tuberías de transporte como las que se instalan en los barcos para transportar el agua de mar, están aprovechando plomo reciclado en su fabricación.

El plomo reciclado de baterías de coche también ofrece unas condiciones idóneas para la cubierta de cables, como los utilizados en instalaciones de telefonía, televisión, Internet o de forma general cualquier sistema de electricidad.