Fecha de cotización

Cambio

Seleccione los metales que desea representar:

Cobre
Plomo
Zinc
Aluminio
Niquel
Aleación de Aluminio
Estaño
COBRE: 00.000 € | 00.000 $
ZINC: 00.000 € | 00.000 $
NIQUEL: 00.000 € | 00.000 $
ALUMINIO: 00.000 € | 00.000 $
ALEACIÓN DE ALUMINIO: 00.000 € | 00.000 $
PLOMO: 00.000 € | 00.000 $
ESTAÑO: 00.000 € | 00.000 $

El reciclaje de móviles entra dentro del rango de reciclaje de aparatos electrónicos o RAEE. Dado que estos materiales forman residuos específicos, tienen que tener un trato diferenciado respecto a otros.

El objetivo es tanto evitar que los componentes tóxicos de los aparatos electrónicos afecten al medio ambiente de forma nociva, como también poder aprovechar los componentes de mayor valor.

El reciclaje de teléfonos móviles

Los teléfonos móviles representan el aparato electrónico más conocido dentro de este ámbito del reciclaje. Como el resto de aparatos de este tipo, requiere un proceso de reciclado concreto, que explicamos a continuación.

Para empezar, hay que partir de una recogida selectiva de estos dispositivos, en puntos de recogida. Grupo Lyrsa cuenta con contenedores y jaulas que facilitan a usuarios y empresas depositar los residuos y, posteriormente, vehículos autorizados se encargan de coger estos residuos y trasladarlos de forma segura a las plantas correspondientes.

Siempre que es necesario, acompañamos estos residuos del DCS, el Documento de Control y Seguimiento hasta las plantas donde vamos a reciclar el material.

Estas plantas pueden ser de muy distinto tipo. En Lyrsa contamos con diversas plantas autorizadas para el almacenamiento temporal y el tratamiento de estos residuos.

Uno de los procesos clave en este reciclaje de los teléfonos móviles lo damos en una planta de Madrid, específicamente preparada para tratar los equipos de frío. Aquí extraemos los gases del circuito refrigerante exterior y los gases expansores de las espumas en una cámara de vacío.

Los componentes de los móviles que son de valor o reciclables como el aluminio, el cobre, el hierro, el oro, el paladio, la plata o el plomo, son clasificados y retirados para trasladarlos a empresas que los aprovechen como materia prima para la fabricación de otros productos.

Los componentes de los móviles más tóxicos para el medio ambiente

Además de los productos de valor, los teléfonos móviles también contienen componentes tóxicos, que son peligrosos para el entorno y para la salud. Por este motivo, es tan importante que se aplique un correcto reciclaje de estos materiales y de todos sus componentes.

En cada dispositivo móvil encontramos aproximadamente 40 materiales tóxicos, algunos más peligrosos que otros.

Los más importantes son los siguientes:

  • Antimonio
  • Arsénico
  • Berilio
  • Cadmio
  • Mercurio
  • Níquel
  • Plomo
  • Zinc

El elemento más contaminante de los teléfonos móviles es la batería. Concretamente las baterías de iones-litio son separadas y llevadas a centros especiales de tratamiento.

El problema de toxicidad de estos componentes aparece cuando no son incluidos en un proceso de recogida selectiva, por ejemplo, si los tiramos directamente a la basura o al contenedor.

En esos casos, la descomposición gradual de los componentes tóxicos va a afectar irremediablemente al entorno y, además, pueden combinarse con otros residuos tóxicos que no hayan sido debidamente reciclados.

También hay que prestar atención a los accesorios de estos dispositivos, especialmente los cargadores, que cuentan con más componentes que pueden ser tanto de valor como tóxicos para el medio ambiente y que, por tanto, deben reciclarse de forma oportuna.