Fecha de cotización

Cambio

Seleccione los metales que desea representar:

Cobre
Plomo
Zinc
Aluminio
Niquel
Aleación de Aluminio
Estaño
COBRE: 00.000 € | 00.000 $
ZINC: 00.000 € | 00.000 $
NIQUEL: 00.000 € | 00.000 $
ALUMINIO: 00.000 € | 00.000 $
ALEACIÓN DE ALUMINIO: 00.000 € | 00.000 $
PLOMO: 00.000 € | 00.000 $
ESTAÑO: 00.000 € | 00.000 $

Para tramitar la baja definitiva hay que entregar el vehículo en uno de estos centros acompañado de:

           Solicitud de baja definitiva de vehículos por CAT (puede descargarse en la web de Sigrauto www.sigrauto.com)

           Identificación del interesado (según se trate de una persona física o de un persona jurídica)

          Documentación del vehículo (tarjeta de inspección técnica y permiso de circulación)

Las CATs se encargan de cumplimentar junto al usuario la solicitud de baja del vehículo y el certificado de destrucción, del que el usuario debe guardar copia, y tramitan la baja en el Registro General de Vehículos de la Dirección General de Tráfico (DGT), directamente, sin necesidad de que el usuario se desplace. De esta forma, el CAT entrega al usuario el certificado acreditativo de la baja definitiva del vehículo emitido por la DGT, con los datos del vehículo, el CAT y la fecha y hora de tramitación.

Los CAT son instalaciones que cumplen todos los requisitos que marca la ley para poder dar un tratamiento medioambiental adecuado a los vehículos que llegan al final de su vida útil. Deben estar autorizados por la Comunidad Autónoma correspondiente que verificarán el cumplimiento de los requisitos legales para poder realizar esta actividad. En estos centros se procederá al tratamiento del vehículo en tres  fases bien definidas:

          La primera fase es la descontaminación del vehículo fuera de uso (VFU), separación o extracción de los fluidos y otros elementos peligrosos, reciclado de algunas partes y reutilización de piezas y componentes concretos.

          La segunda fase es la de fragmentación. Este proceso se lleva a cabo en plantas específicas, ya que sólo este tipo de instalaciones están preparadas para separar y recuperar los residuos de un VFU.

          La tercera fase es la de postfragmentación: se realiza en unas instalaciones que tratan las fracciones generadas en la fase anterior que las plantas fragmentadoras no son capaces de aprovechar. Así pues, se llevan a cabo procesos de segregación que permiten obtener dos tipos de materiales distintos: por un lado, metales no férricos (aluminio, cobre, etc.), que se envían a plantas de siderurgia y, por otro, material no metálico que se recicla según sus características.

Lyrsa dispone de varios CAT, en Pontevedra, Portugal, Valladolid, Lleida, Valencia y Sevilla. Colaboramos estrechamente con la Asociación Española para el tratamiento medioambiental de losvehículos fuera de uso (SIGRAUTO) y hemos sido pioneros en la gestión ecológica de este tipo de reciclaje. Asimismo, nuestras plantas fragmentadoras de Madrid, Sevilla y Álava realizan ese proceso de trituración y separación. Mefragsa es la empresa del grupo donde se lleva a cabo la última fase del proceso, con la clasificación, limpieza, separación y preparación de metales no férricos, y donde se obtienen lingotes de aluminio de alta pureza.