Blog - Grupo Lyrsa

Ver todo

El reciclaje de baterías del Nissan Leaf sirve para iluminar un pueblo de Japón

El Nissan Leaf es uno de los automóviles eléctricos más conocidos y más vendidos en todo el mundo. Fabricado en Japón y, posteriormente en Estados Unidos y Reino Unido, fue lanzado originalmente en 2010. Un auténtico orgullo para la casa fabricante japonesa Nissan Motor Company, líder en tecnologías cero emisiones y promotora del uso de vehículos eléctricos a nivel mundial, que puede presumir de vehículos como este, que contribuye al cuidado del medio ambiente.

Cada español genera una media de 20 kilos de RAEE al año

Los RAEE (Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos) es el tipo de basura que más crece hoy en día en España, con un ritmo que ya triplica el de la media de los residuos urbanos, y que sube entre un 16% y un 22% cada cinco años.

Según el informe Global E-waste Monitor 2017 del programa Ciclos Sostenibles de la Universidad de las Naciones Unidas (UNU), cada español genera de promedio 20 kilos de basura electrónica al año, una cifra que representa un 17% de residuos más que hace cuatro años.

El incremento, según este programa de la UNU, se debe principalmente al aumento experimentado en los últimos años en la compra de tablets, ordenadores portátiles, teléfonos móviles y otros pequeños electrodomésticos.

En España se genera una cantidad de basura electrónica anual próxima al millón de toneladas (930.000 toneladas). Así se desprende de los cálculos realizados por la plataforma Back Market, especializada en la reutilización de RAEE. Dichos cálculos comparan los registros de los últimos informes de la UNU.

Esta plataforma asegura que el consumo de aparatos eléctricos y electrónicos y la compra de los más novedosos dispositivos en los últimos años ha elevado en un 43% el volumen de basura electrónica que se ha generado en España desde el año 2010. En aquel entonces, según datos proporcionados por la Universidad de Salamanca, en nuestro país se generaban 652.000 toneladas de basura electrónica.

Actualmente España ocupa la quinta plaza en la lista de países europeos que mayor cantidad de basura electrónica producen. En los cuatro primeros puestos se encuentran Alemania, Reino Unido, Francia e Italia.

Los datos a escala mundial son los siguientes: durante 2017 se generaron alrededor de 45 millones de toneladas de RAEE y las previsiones realizadas por los expertos señalan que esta cifra va a seguir aumentando en los próximos años, tal como deja claro el informe Global E-waste Monitor 2017.

El aumento de consumo de dispositivos y pequeños y grandes electrodomésticos, ya sean lavadoras, televisores, ordenadores… pero especialmente teléfonos móviles, se produce ya que los consumidores solemos reemplazar los aparatos que ya tenemos antes de que hayan cumplido su vida útil. Es decir que, aunque se podrían seguir utilizando solemos adquirir otros productos debido al rápido avance de la tecnología, a la obsolescencia programada, a modas, tendencias y dictados del mercado.

Según Thibaud de Larauce, director ejecutivo de Back Market, es necesario impulsar medidas eficaces que ayuden a disminuir el crecimiento de estos residuos, fomentar la reutilización de los mismos y un consumo más sostenible y eficiente de los dispositivos eléctricos y electrónicos.

De Larauce anima a ejercitar la reflexión y a preguntarnos si realmente necesitamos adquirir un teléfono móvil nuevo o si aún le queda un tiempo de uso al que ya tenemos. Es decir, que tenemos que adquirir hábitos de consumo sostenibles y responsables, ya que este consumo vertiginoso representa un peligro para el medio ambiente y para la salud de los seres humanos.

La recuperación de metales a través del reciclaje de paneles fotovoltaicos

Hoy en día la tecnología del reciclaje permite la recuperación de la mayoría de los materiales que componen un panel fotovoltaico. Según un estudio de Recyclia, la mayor plataforma de recogida selectiva y gestión de residuos eléctricos y electrónicos (RAEE) y pilas usadas del país, que se encarga de gestionar estos residuos en nuestro país desde el año 2013, el porcentaje de recuperación llega hasta el 88%.

Nuevas orientaciones de la UE sobre la clasificación de residuos

La Comisión Europea ha publicado un nuevo documento titulado “Orientaciones técnicas sobre la clasificación de residuos”, una comunicación en la que la comisión lleva trabajando varios años sobre la clasificación de residuos peligrosos y no peligrosos.

Dicho documento, fruto de estudios y debates en los que participó activamente ASEGRE (Asociación Española de Residuos Especiales) junto a otras organizaciones de ámbito europeo, está llamado a tener una gran repercusión y servirá de referencia para orientar acerca de la interpretación y la aplicación de la legislación existente en materia de clasificación de residuos.

De la clasificación de un residuo como peligroso o no peligroso depende el tipo de gestión del residuo que se va a hacer. En primer lugar esta clasificación afecta al etiquetado y almacenamiento y en segundo lugar a su transporte y tratamiento. Y es que si un residuo es clasificado como peligroso, lógicamente, será necesario tomar mayores precauciones para evitar riesgos de salud y medioambientales.

La clasificación de un residuo como peligroso afecta también a la tramitación administrativa del traslado de residuos, que se encuentra regulada por el Real Decreto 180/2015 y por otros aspectos legales que se detallan y especifican en la Ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados.

El documento pone a disposición de los profesionales un procedimiento para determinar si un residuo merece o no la calificación de peligroso y también facilita el epígrafe del Listado Europeo de Residuos (LER) en el que se puede clasificar, el que se conoce dentro del sector como código LER.

Este procedimiento establece una relación entre toda la legislación europea susceptible de ser aplicada y que influye en la clasificación de residuos. Por ejemplo, la Directiva 2008/98/CE sobre los residuos, la lista europea de residuos de la Decisión 2014/955/UE, el Reglamento 850/2004 acerca de contaminantes orgánicos persistentes -POPs-, los Reglamentos REACH y CLP, la Directiva 1999/31/CE sobre vertederos y la Directiva 2012/18/UE sobre control de riesgos inherentes a accidentes graves por sustancias químicas –SEVESO III-.

De acuerdo con las “Orientaciones técnicas sobre la clasificación de residuos”, se debe analizar si el residuo se ajusta a un código de peligroso absoluto (caso del amianto, disolventes orgánicos, aceites lubricantes, ácidos o álcalis), si puede presentar un código de no peligroso absoluto (como el papel y el cartón, el vidrio o la ropa); o un código espejo en el que el residuo puede tener condiciones de peligrosidad o no, que requiere un análisis más detallado. Para ayudar a conseguir este objetivo de clasificación, este documento de orientaciones establece los pasos a seguir para su clasificación y las fuentes de información asociadas.

Un residuo se considera peligroso si tiene alguna de las características de peligrosidad que se detallan en el anexo III de la directiva de residuos.

Dado que los residuos son mezclas de sustancias, a veces muy variables, y que muchas veces hay que hacer estudios profundos y ensayos para determinar sus características, este documento de de la Comisión Europea plantea ejemplos de residuos complejos como envases, residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) y vehículos al final de su vida útil (VFU), entre otros.

España cumple con los objetivos europeos obligatorios de RAEE en 2017

España ha cumplido con los objetivos europeos de reciclaje de RAEE previstos para 2017, gracias a la actividad de los SCRAP (Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada del Productor), dedicados a la gestión de RAEE, y a los distintos agentes que intervienen en el ciclo de vida de los productos (consumidores, fabricantes, distribuidores y gestores).

Campaña “Dale un respiro al planeta”, para el reciclaje de inhaladores

SEPAR (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica que reúne a más de 4.000 profesionales de la salud respiratoria) y SIGRE Medicamento y Medio Ambiente (entidad sin ánimo de lucro que tiene como objetivo garantizar la correcta gestión medioambiental de los envases y restos de medicamentos de origen doméstico) han puesto en marcha una campaña conjunta bajo el nombre “Dale un respiro al planeta” para estimular el reciclaje de inhaladores.

Investigadores químicos buscar mejorar la sostenibilidad en el reciclaje de RAEE

Un grupo de químicos estadounidenses de las universidades de Illinois y Nuevo México han unido sus fuerzas en la búsqueda de una alternativa a la utilización de sustancias cloradas, que son de por sí más tóxicas y más caras, para la recuperación de los plásticos que se encuentran en los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE).

Página 8 de 35