Guía de buenas prácticas para unas fiestas sostenibles

La guía lleva por título “Vive tu Navidad en Verde”. Su objetivo es divulgar y concienciar acerca de algunos consejos ecológicos necesarios para las fiestas que se avecinan con el objetivo de reducir su impacto medioambiental que suele ser elevado.

La primera recomendación que realiza es la del consumo responsable. La guía invita a hacer una reflexión sobre lo que verdaderamente necesitamos y lo que no. Y recomienda ser prudente con los regalos, tanto en la calidad como en el cumplimiento de los criterios ecológicos. Deberíamos priorizar materiales reutilizables, reciclados y que generen los menores residuos posibles.

Esta guía de buenas prácticas se centra también en la minimización del desperdicio alimentario. Según los especialistas lo preferible para unas compras sostenibles es optar por alimentos frescos, locales, de Km. 0, y de temporada. La clave en este sentido es generar el mínimo desperdicio posible.

La reutilización es otro de los aspectos fundamentales de esta guía. Debemos desterrar vasos, platos y cubiertos de plástico desechables. Por el contrario, tomemos nuestros menús navideños con metal, loza y vidrio, y para limpiarnos escojamos servilletas de tela frente a las de papel. Ni qué decir tiene que estas recomendaciones valen para todo el resto del año, nos solo para la época navideña.

Para la decoración prioricemos materiales reutilizados o reciclados, así como elegir bombillas de bajo consumo para la iluminación.

Los sistemas de calefacción deben regularse convenientemente de forma sostenibles, entre 18 y 21 grados como máximo.

Son fiestas, pero nunca se hace fiesta del cuidado medioambiental. Por eso desde Sogama recomiendan tener bien presentes en todo momento las tres erres: reducción, reutilización y reciclaje. Debemos seguir siendo cuidadosos con la separación de los residuos y el correcto depósito en los contenedores adecuados. Solo así podrán ser transformados o recuperados según los principios de la economía circular.

Los envases de plástico, latas y bricks deben depositarse en el contenedor amarillo, los de vidrio van a verde; las pilas deben dejarse en los espacios habilitados para ese fin, y los envases de cartón y papel, auténtica avalancha siempre en Navidad, deben depositarse en el contenedor azul. Y el resto de la basura en el contenedor habitual.

Hay que tener en cuenta que los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) están creciendo tres veces más rápidos que el resto de los residuos. Por lo tanto, habría que ser prudentes con esos móviles, tablets, portátiles, etc., que se compran o se regalan, y valorar si realmente se necesitan.

La guía de Sogama sobre buenas prácticas medioambientales navideñas, también incluye un apartado especialmente dedicado al transporte, ya que son fechas de mucho trasiego y desplazamientos, para convertirlo en lo más sostenible posible. Recomienda prescindir del coche y la utilización del transporte público.