¿Tiene solución el problema del plástico?

Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Tomemos el ejemplo de una botella de plástico y su impacto medioambiental: tarda más de 450 en desaparecer. El consumo de plástico en Europa se eleva hasta los 49 millones de toneladas al año, de los cuales 8 millones acaban en vertederos. Hoy en día usamos 20 veces más plástico que hace 50 años. En nuestra mano está reciclarlo correctamente para contribuir a la protección del Medio Ambiente.

En España el porcentaje de residuos plásticos que acaba en los vertederos es casi el 50%. Sin embargo, en otros países como Dinamarca, Alemania o Suiza se aprovechan prácticamente el 100% de los residuos plásticos.

Según Cicloplast, Sociedad sin ánimo de lucro que promueve el reciclado de los plásticos al final de su vida útil, en España solo se reciclan 600.000 toneladas de plástico, muy lejos del objetivo de la Unión Europa del reciclaje del 50% de los residuos municipales para 2020.

Uno de los principales problemas que plantea esta moderna materia prima es que suele estar mezclada con otros materiales que dificultan su recuperación. Una composición uniforme, sin embargo, lo facilita. Por ejemplo, esta composición la tienen los plásticos de los vehículos fuera de uso, las carcasas de los aparatos electrónicos,  las bolsas de recogida de escombros, etc.

El mundo del reciclado de plástico se ha puesto a funcionar desde diferentes sectores y se puede decir que se están obteniendo resultados, aunque como vemos todavía queda un largo camino por recorrer para alcanzar unos objetivos mínimos.

Existen empresas que convierten los residuos de plástico sin aplicación en productos de calidad a buen precio. También en el mundo de la moda, determinadas empresas fabrican ropa (tejidos, correas, etiquetas y cordones) a partir de redes de pesca de nylon y botellas de PET.

Por otro lado, los envases domésticos son de los residuos más difíciles de recuperar. Los fabricantes de envases de plásticos están obligados por ley a contribuir a la recogida eficiente de residuos. Una asociación como Ecoembes fue creada para recuperar estos residuos con el dinero que pagan los fabricantes y para concienciar para avanzar hacia un modelo de economía circular.

Por su parte, la ciencia prosigue con la investigación de plásticos biodegradables y el ecodiseño también está contribuyendo a una mayor sostenibilidad.

El consumo de plástico se ha disparado de tal forma que Europa está promocionando la reducción del uso de artículos desechables y la utilización de bolsas de un solo uso. En España no se podrán entregar gratis bolsas de plástico en los supermercados a partir de 2018 (organizaciones como Greenpeace aconsejan utilizar bolsas de tela, no usar cubiertos desechables) y, en otros países como Francia se han prohibido las vajillas de plástico de usar y tirar.

Sin embargo, el plástico no se puede reciclar de forma indefinida. Una vez que terminan sus posibilidades de reciclaje los expertos señalan que puede usarse como fuente de energía. Los plásticos tienen un poder calorífico similar al del gas natural y no deberíamos desaprovecharlo.

Para tener éxito en la batalla del reciclaje de plástico y poder gestionar adecuadamente este residuo es fundamental proceder a su recogida separada, reciclar el plástico siempre en el contenedor amarillo.